Escritos de un Internacionalista

- - - El Idealismo debe definir nuestros fines últimos; el realismo debe ayudarnos a reconocer el camino que debemos recorrer para alcanzarlos. - - -


Fuente:
Ginsberg, Roy. The European Union and the Logic of Integration, Rowman & Littlefield, 2006



La primera generación de la integración europea fue la creación y la consolidación de un mercado interno. Posteriormente la segunda generación fue la creación y establecimiento de políticas de seguridad y política exterior, las cuales son reflejo de valores e intereses comunes: tratados de no proliferación de armas de destrucción masiva, crimen transnacional e inmigración ilegal. La Política Exterior y Seguridad Común [PESC] y la Política Europea de Seguridad y Defensa [PESD][1] tiene como misión la salvaguarda principalmente de las fronteras para garantizar en primer plano, el bienestar de los Estados miembros.
Se puede coincidir que los grandes cambios dentro del sistema internacional tienen incidencia directa sobre los que forman parte de ella, al final de la guerra fría, en la cual el mundo bipolar finalizó, dio como resultado un catalizador de efecto inmediato a favor de la  Unión Europea [UE], la cual desató nuevas oportunidades a los europeos para ejercer influencia política colectiva en el exterior. Estaban [y aún lo siguen] conscientes que una respuesta colectiva de los miembros de la UE, posee una mayor capacidad de negociación para influir ante los problemas y situaciones que existen en el mundo en cuestión de política exterior, en conveniencia siempre con los intereses de la unión [lo que se conoce como Política de Escala].
Como Política exterior de la UE se comprende como el rango de valores, intereses, política, instrumentos de la Comisión Europea [CE], la UE y los Estados miembros cuando actual colectivamente en el extranjero.
En algunas ocasiones la UE [con toda la importancia de ser un actor político internacional] fue excluida por escritores realistas por no contar con una política exterior y de seguridad comunes, pero entre sus acciones se pueden mencionar el envío y recibo de diplomáticos, crea reuniones con socios importantes, promociona la integración regional en todo el mundo, apoya el cambio a la democracia en regímenes dictatoriales, participa en negociaciones internacionales, firma tratados, propicia del desarrollo y la ayuda humanitaria, propicia elecciones democráticas en todo el mundo y también despliega fuerzas militares y policiacas en lugares de urgente estabilidad. Aunado con lo anterior, con la firma del Tratado de Lisboa se establece por primera vez una base jurídica específica para la ayuda humanitaria, haciendo especial hincapié en el respeto de los principios del Derecho internacional y los principios de imparcialidad, neutralidad y no discriminación. También prevé la creación de un Cuerpo Voluntario Europeo de Ayuda Humanitaria.[2]
Es importante mencionar que la PESC de la unión es tan sólo un marco de acuerdo tomado por los Estados miembros, pero nunca llegará a ser una política exterior que actué como un Estado en sí. Ésta política exterior de la unión existe porque se halla un tratado que lo sustenta y a su vez cuenta con una alcance intergubernamental para tomar acciones en temas internacionales, porque reflejan los intereses nacionales y de la unión, porque el mundo exterior presiona a la UE para actuar en respuesta a numerosos intereses aún cuando la unión y sus Estados miembros no estén equipados o sean capaces de responder como una colectividad. Aunque si bien en algunos momentos, la dificultad para tomar una decisión en consenso disienta en función de los intereses nacionales de algún Estado miembro y/o de la preferencia por alguna solución en particular, tales son los casos de: Saddam Hussein después de la guerra del golfo, posición incierta en apoyar o no la incursión militar de EEUU en territorio afgano, y la falta de acciones decisivas para impedir el genocidio de Tutsis.
La política exterior de la UE refleja una serie de valores propios y autóctonos de la misma experiencia europea después de la Segunda Guerra Mundial; mismos que incluyen prevención y resolución de conflictos, reconciliación política interestatal y resolución de problemas regionales mediante la integración económica, derechos humanos, protección social y ambiental, gobierno democrático, respeto por el Estado de derecho y una abierta Política Económica  Internacional [PEI] concordante con intereses económicos europeos. Existen conceptos constructivistas que nos ayudan a entender la manera en cómo se creó la política exterior de la UE: europeización y el conocimiento internacional. El primero hace referencia a la cual los hábitos de cooperación individual se condensan para la búsqueda de intereses comunes; lo segundo se refiere al aprendizaje histórico que han tenido para no cometer errores del pasado, planear mejores estrategias en función del conocimiento creado, procedimientos, habilidades para maximizar el alcance y los efectos.
La UE es un poder civil, la cual en su principio básico antepone la negociación e influencia diplomática ante movilizaciones militares para defender los valores de su política exterior. Cabe hacerse mención que hasta el año 2000, mediante el Tratado de Ámsterdam, se resolvió la mayor vulnerabilidad que había existido durante los 90’ en la diplomacia de la UE: la ausencia de instrumentos militares eficientes para el mantenimiento de la paz con tecnología capaz de responder a las circunstancias. Ante tales insuficiencias, las negociaciones de la UE para una paz en la ahora ex Yugoslavia fueron un fracaso y tuvieron solución cuando los Estados Unidos de América [EEUU] en conjunto con la Organización del Atlántico Norte [OTAN] intervinieron con bombardeos masivos. Tiempo más tarde, la UE tuvo una mayor participación para finalizar la guerra en Kosovo de 1999 mediante la participación a tres bandas de EEUU, la OTAN y la UE, mismas que reflejaron una manera de actuar más efectiva y creativa que en anteriores tiempos de guerra. Esta cooperación se vería reflejada en los acuerdos de Berlín, los cuales facilitan la cooperación entre esas dos organizaciones en materia de inteligencia e información y acceso a activos de la OTAN cuando no quiera intervenir directamente; esta cooperación se vio reflejada en los logros de Macedonia en el 2001. Posteriormente desde el 2003, se han implementado más de 15 misiones PESD en África, en la región de los Balcanes, en medio oriente y en Europa del este.
Para comprender la organización de lo que ahora es la UE, es preciso conocer el proceso y las fases que la conformaron; cada una de sus fases tuvo el objetivo de satisfacer una necesidad específica.
La primera [1558 – 1970] constituye la instauración de tarifas y usos comerciales positivos en la región, proyectando sus intereses comerciales [aún con países miembros del bloque soviético] y políticos.
La segunda [1970 – 1993] abarca el periodo de la Guerra Fría y un corto periodo de post-guerra, fue en éste cuando los Estados miembros crearon y desarrollaron la Cooperación Política Europea [CPE], el cual fungía como foro intergubernamental para coordinación y consulta en cuestiones de política exterior que no estuvieran contempladas en el marco de los tratados y actuar con una fuerza colectiva. Dichas acciones contemplaron sanciones a países, término de contratos comerciales, el ofrecimiento de nuevas concesiones en medio oriente y proporcionar asistencia a Estados como Kuwait.
Durante la tercera fase [1993 – 1999] la CPE fue sustituida por la PESC, la cual fue establecida como un pilar intergubernamental de la UE[3]; durante ésta fase la UE sufrió desde difíciles derrotas diplomáticas hasta un incremento de presencia en países que pertenecían al bloque socialista oriental para cambios democráticos y respecto a reformas económicas. Con respuesta a las deficiencias en cuestión de seguridad en la región de los Balcanes, se decidió crear en 1998 la figura de Alto Representante para la PESC con miras de establecer una unidad de planificación de política exterior en la región.
También con objetivo de dar respuesta a los Estados comunistas para la adhesión a la UE, se declararon los 3 criterios de Copenhague, la cual consistían en contar con 1) instituciones que garanticen la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y el respeto a las minorías; 2) una economía de mercado viable y; 3) la capacidad para asumir las obligaciones impuestas por la adhesión y contar con una administración pública para aplicar y administrar las leyes de la UE.[4] También en éste periodo se logro un acuerdo entre Reino Unido y Francia en materia de seguridad, un acuerdo de cooperación OTAN y UE.
La cuarta fase, que comprende desde 1999 hasta el presente, es la etapa en la cual se siguieron desarrollando y difundiendo los intereses de la UE en el mundo. En cuestión de seguridad, la Comisión Europea decidió crear la Fuerza de Acción Rápida, lo que otorgaría a la UE la oportunidad de demostrar el poder de una intervención militar autónoma con todo y mecanismos para desplegarla.
El Alto Comisionado para la PESC, Javier Solana emitió el primer documento de la Estrategia Europea de Seguridad, en la cual enunciaba objetivos específicos en respuesta a las amenazas que atentaban contra la seguridad europea: a) Declaraba los problemas más grandes que tenía la unión [terrorismo, armas de destrucción masiva, conflictos regionales, Estados fallidos y el crimen organizado]; acentuaba que estas amenazas a la seguridad deben ser atacas en el exterior e internamente; recalcaba que la seguridad primeramente debía ser alcanzada en sus territorios periféricos mediante la estabilización de los Balcanes y posteriormente ser extendida al sur y al este [conflicto árabe – israelí]; y basar el orden internacional en un eficaz multilateralismo, esto mediante el fortalecimiento de las organizaciones internacionales [fomentando lo escrito en la Carta de Naciones Unidas] e impulsando el respeto a las normas por parte de la sociedad internacional.
La UE desde entonces ha ampliado sus acciones de seguridad y de manejo de crisis para incluir funciones de desarme conjunto y de apoyo financiero y económico para combatir el terrorismo. Esto se afianzó a raíz de los ataques del 9/11 y en lo ocurrido en España en el 2004. Entre las medidas que se tomaron contra el terrorismo fueron: Compartir información de inteligencia, cooperación en el reforzamiento de leyes, congelamiento de cuentas bancarias sospechosas de terroristas, protección civil y protección de infraestructura vital y cooperación con demás Estados para el contra terrorismo.
Con respecto a las instancias que toman función en el proceso de toma de decisiones en el marco de la UE, tenemos que mencionar a tres instituciones: Comisión Europea, Parlamento Europeo [PE] y el Consejo de la Unión Europea [CUE].
Comenzando con el primer pilar [ver nota 3], en general, la CE propone iniciativas y proyectos pero son el PE y el CUE quienes aprueban o dimiten. El EP y el CUE tienen poderes presupuestarios y así también, el PE tiene facultades para otorgar el visto bueno a acuerdos internacionales. Es importante mencionar que antes del Tratado de Lisboa, la CE era la única entidad con personalidad jurídica para actuar dentro del sistema político internacional y la UE actuaba a través de la CE para aspectos jurídicos; con la aprobación en Lisboa y su puesta en marcha en diciembre del 2009, la UE tiene identidad jurídica propia que la faculta para firmar tratados internacionales.
La CE tiene entre su misión la vigilancia del correcto funcionamiento de relaciones comerciales, diplomáticas, ambientales y humanitarias, así como cualquier otro tipo de actividades que se desarrollen en el exterior; es considerado el poder ejecutivo de la UE. El presidente de la CE es uno de las personas que dirigen a la UE; la otra figura es el Presidente del Consejo Europeo. El CUE junto con el PE constituyen el poder legislativo de la Unión.
En el segundo pilar [correspondiente a política exterior], estaba directamente dependiente de la presidencia del Consejo; aquí los ministros de relaciones exteriores pueden hacer reuniones especiales para planificar políticas en conjunto. Con el tratado de Lisboa, se acordó que el feje de la política exterior tendrá el nombre de Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, mismo que condensa en una persona los cargos de Alto Representante de Política Exterior y el de Comisario de Relaciones Exteriores. Ésta figura de Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad también es vicepresidenta de la Comisión Europea. Antes, la UE tenía cuatro mecanismos de toma de decisiones para la PESC: posiciones comunes, acciones conjuntas, estrategias comunes y declaraciones, pero con el cargo de Alto Representante no se crean nuevas competencias, sino que se simplifica la acción exterior de la UE, eliminando redundancias y confusiones. Su actuación debe basarse en decisiones unánimes de los Veintisiete y complementa las políticas y los esfuerzos diplomáticos de los Estados miembros, sin sustituirlos. Esto da mayor peso, coherencia y visibilidad a la actuación exterior de la UE. [5]
También con el Tratado de Lisboa, no se crea un ejército de la EU; la seguridad ha sido y seguirá siendo asunto de cada país, sin embargo es posible que los Estados puedan proporcionar personal civil y militar de manera voluntaria para fortalecer la PCSD. De hecho, al momento de escribir éstas líneas se encuentran en marcha negociaciones para resolver la forma de cómo fortalecer la PCSD y con el objetivo de reforzar la capacidad de la UE para actuar de manera más eficaz en la prevención y resolución de conflictos e inclusive contemplando la de emergencias a raíz de fenómenos naturales.
Con respecto a la presencia de Europa en el mundo, mediante las estrategias de implantarse en el mundo, han dado resultados, consolidándolo desde hace una década como uno de los actores internacionales con mayor presencia. Por ejemplo, en la Organización Mundial del Comercio  [OMC] en negociaciones internacionales; pero también se ha distinguido por ser la región de países que más cantidad de dinero aportan al desarrollo de países pobres y por la región que elimina o más reduce la tarifas de arancel y sin mencionar la ayuda que promueve en cuestiones humanitarias y de salud. Europa también es uno de las regiones que más aboga por el cuidado del medio ambiente, por solo mencionar de paso, la Conferencia del Cambio Climático en la ciudad de Copenhague en el mes de diciembre del 2009 fue una decepción para los europeos para lograr un acuerdo vinculante en beneficio para el medio ambiente.[6]
CONCLUSION
Europa es un continente con una gran historia de por medio; ellos han asimilado su historia y han aprendido a no tropezar con la misma piedra en el camino. La UE prefiere actuar en conjunto porque se dan cuenta los miembros que actuando unidos, tienen mayor injerencia en sistema internacional.
El reciente Plan de Lisboa busca darle mayor peso y perspectiva a la UE en conjunto en todos los aspectos, desde representatividad, asuntos de seguridad e inclusive de asuntos de política exterior… pero me pregunto: ¿en realidad está funcionando esa estrategia?
Por ejemplo, en la más reciente ocasión que el presidente Obama visitaría al viejo continente lo dejaron más solo que nunca; Estados Unidos no le está dando la importancia que Europa necesita para consolidarse como un gran jugador en el tablero de ajedrez; les está dando la espalda y al mismo tiempo es mutuo el asunto. Yo me pregunto acerca del SWIFT, el cual se trataba de un plan de intercambio de datos bancarios para descubrir movimientos que serían efectuados por terroristas y para el lavado de dinero, mismo que se dio marcha atrás mediante la votación del PE, argumentando la confidencialidad de los datos y la libertad de los ciudadanos europeos.
Yo sólo me pregunto algo: ¿hasta qué punto tendrán efecto las medidas de la UE envainadas en la implementación del Tratado de Lisboa con respecto a los demás actores en sistema internacional, contemplando figuras como la India, Brasil, China, Rusia y por supuesto los Estados Unidos?
La competencia por un lugar en el teatro internacional siendo actor y no solo espectador, es una batalla por la cual la UE con todo y personalidad jurídica buscará a capa y espada. La pregunta es: ¿la unión hace la fuerza?


[1] Ante la aprobación y puesta en marcha del Tratado de Lisboa, el nombre actual es Política Común de Seguridad y Defensa [PCSD]
[2] Portal de la Unión Europea. Tratado de Lisboa – Preguntas y Respuestas [Consultado el 22 de febrero  del 2010, disponible en línea <http://europa.eu/lisbon_treaty/faq/index_es.htm>].
[3] Los pilares de la Unión Europea eran: pilar comunitario, pilar correspondiente a la política exterior y de seguridad común y el pilar correspondiente a la cooperación policial y judicial en materia penal. Para más información puede visitarse el glosario de la UE [Consultado el 21 de febrero 2010 (bajo actualización), disponible en línea  <http://europa.eu/scadplus/glossary/eu_pillars_es.htm>].
Actualmente con la aplicación del Tratado de Lisboa, los pilares han desaparecido para dotar a la UE con una identidad jurídica para aumentar la competencia.
[4] La Unión Europea en Breve. Política de ampliación y de vecindad [Consultado el 21 de febrero del 2010 (bajo actualización), disponible en línea  <http://europa.eu/abc/12lessons/lesson_3/index_es.htm>].
[5] Op. Cit. Portal de la Unión Europea. Tratado de Lisboa – Preguntas y Respuestas
[6] “La cumbre del Clima de Copenhague decepciona a Europa”. Portal de Noticias de la Comisión Europea.  21 de Diciembre del 2009 [Consultado el martes 23 de febrero del 2010, disponible en línea  <http://ec.europa.eu/news/environment/091221_es.htm>]

Ir abajo Ir arriba