Escritos de un Internacionalista

- - - El Idealismo debe definir nuestros fines últimos; el realismo debe ayudarnos a reconocer el camino que debemos recorrer para alcanzarlos. - - -




Por Eduardo González Cinto


La segunda etapa comienza entre 1888 y 1890 y concluye hacia 1908. El periodo se distingue por una serie de políticas autoritarias y centralistas por parte de Díaz y de los gobernantes.
Se inicio un relevo de personal político del antiguo gabinete, las personas que ingresaron fueron:
Baranda, Limantour y Reyes.
Limantour era miembro de la Unión Liberal, asociación que decencia un gobierno de instituciones y que pugnaba para el fortalecimiento de las mismas o la creación de nuevas existentes; propusieron la creación de la vicepresidencia. Era miembro también del grupo de los “científicos”, los cuales adoptaron la filosofía positivista, postularon que el método científico debía ser el método a seguir para la búsqueda de soluciones para los problemas que se encontraban en aquel entonces. Además, creían que el país necesitaba un gabinete fuerte, capaz de fomentar la economía y reformar la sociedad, todo esto en apoyo a los programas de salud y educación.
Reyes. Contaba con el apoyo del ejército y con apoyo de empresarios, pequeña burguesía y clases medias e incluso de trabajadores, puesto que impulso medidas para la protección al obrero.
Días logro mediar con ellos, pero llego al punto de confrontación al momento de elegir a un sucesor. Se inclino por Limantour y eso creo un descontento entre “Científicos y Reyistas”. Días en su intento por gobernar con los 2 bandos, utilizaba las capacidades de los 2 para llegar a un objetivo, en el lado de los científicos, su habilidad para fomentar la economía y sus relaciones con los empresarios, banqueros e inversionistas de capital; y los reyistas, su presencia en el norte, su influencia militar y su capacidad para responder a las expectativas de los empresarios.
Ya para 1903 o 1904 el dominio de los “Científicos” era evidente, puesto que impusieron al candidato a la vicepresidencia en las elecciones de 1904. Para ocupar el cargo Limantour propuso a Ramón Corral, y Días lo impuso.
El pacto con los gobernadores o poderes regionales obligo a Díaz a desconocer su compromiso con los pueblos y en general con los campesinos y el pacto con los inversionistas y empresarios lo llevo a desconocer las demandas obreras. Todo aquello explica que tuviera que recurrir a la imposición, autoritarismo y represión.
También, los poderes legislativo y judicial tenían violaciones a la autonomía. Debían mas lealtad que autonomía (intereses políticos); y el Congreso solo se limitaba a aprobar las iniciativas del Ejecutivo.
Al igual que en el centro del país, el exceso de control y autoritarismo, se trasmitió a los estados.
De igual manera, se recrudeció y aumento la represión en cuanto a la libertad de expresión se refiere, existían periódicos que al publicar críticas al gobierno de Díaz, eran encarcelados y difamados.
El descontento de la población civil no se hizo esperar demasiado, se veían manifestaciones callejeras, ataques a edificios públicos, saqueos, huelgas obreras; es en esta etapa de las deportaciones de los Yaquis y de los obreros de Rió Blanco.
Días también reoriento sus relaciones con el exterior, expreso cautela con los Estados Unidos, cultivando relaciones con Inglaterra, Francia y Japón.
Ya en los últimos años, diversos fueron los factores para la herrumbre del régimen de Díaz. Son varias crisis
En 1908, Díaz en una entrevista a Creelman, expreso que México ahora estaba listo para una democracia. Sin embargo, todos sabían que eso era solo para el exterior, internamente lo que se jugaba era la vicepresidencia, la vicepresidencia garantizaba el camino a la sucesión.
En 1909, se dio un encuentro con Corral (apoyado por Díaz) y Reyes. Reyes salio del país porque acepto una comisión en Europa.
Las posiciones se radicalizaron. Así paso con el reyismo, la oposición liberal o el maderismo, los grupos eran muy diferentes. Eran diferentes en el programa de acción, pero tenían en común: apego a la constitución y a la legalidad, respeto al voto y no reelección.
Se realizaron las elecciones y gano Díaz junto con Corral, pero 6 meses después, se inicio la revolución y en 1911, Díaz tuvo que abandonar el país. Esto dio fin al porfiriato.

La etapa a estudiar es muy importante, ya que es interesante analizar los problemas de ejecución. Las frases celebres de Díaz son: “Orden y Progreso” y “Poca política y mucha Administración”.
Díaz logro esto mediante sus lazos personales, capacidad de negociación y capacidad de conciliar y hacer que los actores políticos dependieran de su intervención. Lo que logró fue que: Hizo valer aspectos importantes de las Leyes de Reforma y del proyecto de Secularización, continuo con el establecimiento del derecho y justicias modernas.

Ir abajo Ir arriba