Escritos de un Internacionalista

- - - El Idealismo debe definir nuestros fines últimos; el realismo debe ayudarnos a reconocer el camino que debemos recorrer para alcanzarlos. - - -




Por Eduardo González Cinto

La revolución es un acontecimiento muy complejo, debe considerarse el hecho de hablar de varias revoluciones. La complejidad no radica en el hecho de las variantes de los acontecimientos, sino las diferencias regionales, culturales y sociales entre los distintos movimientos revolucionarios que le dieron un margen heterogéneo a la revolución.

Se puede hablar de dos centros geográficos en la actividad revolucionaria: El Norte y Sur.

En el Norte se trataba de los estados fronterizos: Chi., Son. y Coah; en el Sur la zona azucarera de Morelos. En ésta zona, se desarrollo una revolución agraria bajo la dirección de Emiliano Zapata, era un movimiento autónomo compuesto de campesinos, pretendían restaurar las antiguas formas de propiedad, es decir, luchaban por las tierras que les habían sido arrebatadas. Antes, se tenía la impresión de que la revolución fue un levantamiento campesino con solo motivos agrarios, pero ahora se ha modificado esa impresión. La revolución del norte fue la que al final de la década logró imponerse a nivel nacional.

Villa fue la cabecilla de la revolución del norte. En ésta, no se produjo un movimiento revolucionario uniforme. La pronunciada heterogeneidad dificultó la elaboración de un programa claro de reformas sociales. Un rasgo característico de la revolución del norte es la formación de la nueva élite revolucionaria principalmente en base a un círculo de los líderes militares rebeldes, es decir, un desplazamiento social dentro del cuadro dirigente; aquí los generales de clases medias sustituyeron a los notables conservadores.

Fueron los grandes ejércitos los que en realidad dieron una estructura definida al conjunto de la revolución, el desenlace de la revolución se desenvolvió en el campo de batalla.

Aunque también los factores políticos externos influyeron en el país, especialmente la política de Estados Unidos. Éstas políticas abarcaron desde le periodos de apoyo a las fuerzas revolucionarias hasta la intervención militar; también influyeron los países que temían por las inversiones que se desenvolvían en el país. Un determinante del transcurso de la revolución mexicana es el factor de la política exterior.

Es discutible la posibilidad (de acuerdo al análisis) de que no se denomine un solo periodo (1910- 1920) como la revolución puesto que, a pesar de la vieja oligarquía fue desmantelada y hubo muchas perdidas humanas en el proceso, no hubo un cambio social y económico determinante, sino hasta 1920. El cambio político y en general de la revolución consta entre 1910 y 1940.

En la fase inicial de la revolución (otoño 1910- primavera 1911) condujo a la caída de Díaz por la incapacidad del gabinete administrativo y del ejercito para dominar la crisis, lo que a su vez provoco la aceleración de focos de rebeldía. Madero y el antiguo gabinete en el poder, estaban interesados en volver al orden y a la tranquilidad. Al salir Días, los maderistas pudieron imponer su concepción en los gobiernos federales y estatales, además de elecciones en 1911, en las que Madero resultó victorioso como presidente, hasta éste punto, la revolución parecía haber llegado a su fin.

El gobierno de Madero estaba decayendo y pediendo mas el control, lo que ocasionó la polarización interna lo que poco después culminó con un golpe de estado para derrocar a Madero.

El gobierno de Madero, no cumplió con las expectativas a cumplir, en el norte, Pascual Orozco lidero un levantamiento contra Madero debido a la imparcialidad de la distribución de cargos políticos. En el sur, los campesinos reclamaron en armas por la lentitud en que eran tratadas sus peticiones de tierra. Se dieron varios levantamientos más que fueron aplazados por el ejército. Por ésta y varias razones más, el gobierno de Madero, no pudo consolidarse. Madero no resultó ser el indicado para restaurar la tranquilidad y el orden a México. Fue sustituido por la dictadura de Victoriano Huerta que al corto plazo, tuvo peores repercusiones que desencadenó una guerra civil.

En 1913-1914 Venustiano Carranza encabezó una resistencia en contra de Huerta en el norte del país. Se logro en base a la creación de ejércitos tanto en el sur como en el norte.

Pancho Villa lideró el segundo movimiento revolucionario en el norte. El movimiento tenía un carácter más popular y así mismo un mayor radicalismo en su política social. Sin embargo, llevar a cabo las reformas trascendentales que necesitaba México fueron restringidas en medida (condiciones de guerra).

En el norte el ejercito contaba con una fuente grande de patrocino, lo cual provoco que se relegaran las reformas sociales debido a que gozaban de buenas condiciones. Sin embargo en el Sur, la situación era muy distinta; no tenían recursos y ellos mismos lo tenían que conseguir. Para los campesinos de Morelos, el objetivo de la lucha era claro: la restauración de las formas de propiedad.

Las tropas al mando de Villa y Obregón, fueron los que impusieron vía militar la surte del régimen huertista.

En 1914 los grupos revolucionarios tuvieron roces. Se creó un ala “convencionista” en manos de Villa y Zapata; y un ala “constitucionista” en manos de Carranza y Obregón. Al final, los constitucionistas ganaron la batalla.

En 1916 México se encontró varias veces al borde de la guerra con el país del norte, sin embargo, a vistas de la guerra en Europa EU desitió.

En 1917, Carranza presentó un proyecto constitucional. Se logró imponer una solución más radical en cuanto al área del derecho laboral y en la reforma agraria.

Ir abajo Ir arriba