Escritos de un Internacionalista

- - - El Idealismo debe definir nuestros fines últimos; el realismo debe ayudarnos a reconocer el camino que debemos recorrer para alcanzarlos. - - -

Political Culture & Political Participation

Rod Hague y Martin Harrop

La Cultura Política se refiere a lo que piensa la gente sobre creencias, comportamientos, valores y emociones políticas. En este sentido, existen 2 maneras de análisis de la cultura política en el “primer mundo”.

La primera es de “comportamiento [liberal]”. Consiste en que la C. P. es resultado de su desarrollo histórico y que es trasmitido por generaciones como la familia. La segunda es el Marxismo. La C.P. es producto de un intento de clases dominantes para imponer sus valores a los subordinados [“doctrination”].

Los expositores del liberalismo, Almond y Verba, comentan que existen 3 tipos de CP: Parroquial [los ciudadanos sólo conocen que existe un gobierno central], Sujetos [los ciudadanos se ven a sí mismos como sujetos [de estudio] de un gobierno más que participantes en el proceso político] y Participante [los ciudadanos creen que pueden contribuir al sistema y que a la vez son afectados por el sistema de gobierno].

La Cultura Cívica está en función de una importante participación política que es balanceada por las orientaciones políticas. Es decir, los ciudadanos expresan las preferencias al gobierno pero no está particularmente adentrado para refutar las decisiones.

Almond y Verba concluyeron que en Estados Unidos la participación predomina y que en Reino Unido, la cultura política de sujeto predominó. El descontento de la sociedad está enfocado más al desempeño de específicas partes del gobierno que al completo sistema en sí. El estudio de los autores, se puede resumir en 4 criticas centrales: La primera cultura política puede reflejar al sistema político más que determinarlo; la cultura cívica puede ser propicia para estabilidad política en general más que a la estabilidad de democracia en particular; dadas flexibilidades de gobiernos democráticos, queda la incógnita de qué queda de democrático y finalmente las subculturas [grupos que difieren de las actitudes nacionales]

La hegemonía ideológica surge del concepto del marxismo, es básicamente la cuestión de por qué la clase trabajadora no se ha revelado. Creen que la cultura política no es un producto natural de la historia del país sino el resultado de un esfuerzo consciente de clases dominantes para legitimar su poder económico y social.

La socialización política consiste en el estudio de qué, cuándo, y cómo las personas aprenden sobre política, Es mucho menos cognitiva, menos directa y con un proceso más difuso. Es en este apartado es en donde difieren los enfoques de comportamiento [libera] y el marxismo, puesto es crónico en el liberal [niñez, adolescencia y madurez].

La cultura política de la elite consiste en las creencias, actitudes e ideas acerca de política por parte de aquellos que detentan el poder político. Una tendencia demuestra que los valores de la elite divergen de aquellos de la opinión pública y general.

Mientras que la cultura política es el estudio de las actitudes de la gente hacia el gobierno, la participación política es el estudio del actual desenvolvimiento dentro de él. La prevalencia de una participación masiva es un tributo a la legitimización de poder de la soberanía popular.

La diferencia de los países radica en la naturaleza en la naturaleza más que en el grado de participación. En países con democracias, la participación voluntaria es el requisito, pero en países comunistas la participación regimentada es más común. En el tercer mundo, la manipulación personal [individuos políticos ofrecen algo a cambio a los votantes] es una característica más común de participación.

La diferencia de participación puede ser explicada por diferencias en recursos políticos, interés político o ambos. Los recursos abarcan educación y el acceso que existe a la educación; dinero y la habilidad para patrocinar actividades políticas; el status y la posibilidad para ser escuchados entre los presentes y la habilidad del orador.

El derecho a votar es probablemente el único derecho político que es ejercido en la mayor parte de la población mundial. Las elecciones son los mecanismos predominantes de participación. Un detalle para tenerlo en consideración es que aunque existen elecciones, las opciones ara las cuales escoger con limitados alcances. En el tercer mundo, el público en general permanece ampliamente fuera de la política, tienen el derecho a votar, pero no lo ejercen.

Ir abajo Ir arriba