Escritos de un Internacionalista

- - - El Idealismo debe definir nuestros fines últimos; el realismo debe ayudarnos a reconocer el camino que debemos recorrer para alcanzarlos. - - -


Desde el marco del contexto global, pareciera que solo faltaba un pequeño detonante para el cambio de un capitalismo a un socialismo; todo con miras para a formación de un mundo… un mundo mas positivo. La señal que impulso este detonante a nivel mundial fue la Revolución Rusa (o Bolchevique) de octubre de 1917. Hablando crónicamente, este suceso fue un momento crucial para el siglo XX

Esta revolución origino el movimiento revolucionario de mayor alcance y rango que el mundo había conocido y que actualmente aun es vigente. La finalidad y objetivo de dicha revolución no era la instauración del socialismo en Rusia, sino el despertar de una revolución del proletariado a nivel global.

Marx creia fervientemente que una revolución rusa podía ser el detonador que hiciera estallar la revolución proletaria en los países occidentales más industrializados, donde se daban las condiciones para el triunfo de la revolución socialista proletaria.

Cuando los empresarios y hombres de negocios intentaron restablecer las condiciones laborales y estatutos, lo único que consiguieron fue radicalizar las posturas de los obreros. La exigencia básica de la población más pobre de los núcleos urbanos era conseguir pan, y la de los obreros, obtener mayores salarios y un horario de trabajo más reducido.

Cuando el gobierno provisional insistió en iniciar una nueva ofensiva militar en junio de 1917, el ejército se negó y los soldados campesinos regresaron a sus aldeas para participar en el reparto de la tierra. La revolución se difundió a lo largo de las vías del ferrocarril que los llevaba de regreso.

El motivo de que la revolución sobrevivió pese a todos los ataques y pormenores es en base a 3 poderosas razones principales.
  • En primer lugar Porque contaba con un instrumento extraordinariamente poderoso, un Partido Comunista  con 600.000 miembros, fuertemente centralizado y disciplinado.
  • En segundo lugar, era, sin duda, el único gobierno que podía y quería mantener a Rusia unida como un estado
  • La tercera razón era que la revolución había permitido que el campesinado ocupara la tierra. En el momento decisivo, la gran masa de campesinos rusos consideró que sus oportunidades de conservar la tierra eran mayores si se mantenían los rojos que si el poder volvía a manos de la nobleza

En suma, la historia del siglo XX no puede comprenderse sin la revolución rusa y sus repercusiones directas e indirectas. La revolución de octubre fue reconocida universalmente como un acontecimiento que conmovió al mundo.

Ir abajo Ir arriba